Revolución Digital y… ¿Cómo adaptarnos a los nuevos modelos de negocio?

Home » Blog » Revolución Digital y… ¿Cómo adaptarnos a los nuevos modelos de negocio?

Revolución Digital y… ¿Cómo adaptarnos a los nuevos modelos de negocio?

Posted on

revolucion-digital-blog-apatricia-quin%cc%83ones

La revolución digital ha supuesto según el informe emitido recientemente por el Banco Mundial:
-Un ahorro en los procesos de automatización de ciertas economías de escala.
-Una revolución en la plataforma de pagos.
-Una mayor eficiencia en el rastreo de la distribución.
-Un mejor aprovechamiento de recursos y de materiales de deshecho.
-Un avance sustancial en el aprovechamiento de las áreas de interés del negocio o colaboración con terceros.
-La mejora entre la integración de datos entre empresas a través de la venta electrónica.

Aunque todo parecen ventajas de cara a la empresa, sólo sobreviven los que saben interpretar mejor y saben aprovechar los recursos que nos ofrecen los medios. Si, parece que nos encontramos en la dicotomía digital entre Google y Facebook, los dos grandes poderes.

El acceso a Internet ha derivado en una explosión de la producción y ha facilitado el consumo de información en todo el mundo, en el que han salido ganando lainclusión en el mundo de la información, la eficiencia (transacciones más rápidas, baratas o fáciles) y la innovación.

Los modelos de negocio han cambiado hacia economías colaborativas gracias a las plataformas de intermediación y al comercio electrónico y los pagos digitales.

Una economía colaborativa que obliga a cambios en las leyes y costumbres.

Mientras este tipo de modelo de negocio va creciendo, el usuario se acostumbra a un entorno en el que todas estas novedades ofrecen al usuario una serie de comodidades gratuitas a las que no está dispuesto a renunciar.

Nos hemos acostumbrado a las nuevas herramientas sociales (Facebook cumplirá el próximo día 4 de febrero 12 años) que permiten la interacción a coste cero para el consumidor ¿cómo se sostiene este modelo de negocio? Artículo de resultados de Facebook en el 2015

Algunos son novedosos y otros han evolucionado del tradicional, sólo los principales:

  • Pago por consumo.
  • Micropago.
  • Suscripción-membresía.
  • Freemium-Premium.
  • Publicidad insertada.
  • Acceso abierto (Open Access)
  • P2P MOOC’s.
  • Paga lo que quieras.
  • Bundle.
  • Crowdfunding.
  • Gamificación.
  • Venta directa.
  • Autoedición.
  • Préstamo de contenidos digitales…

Y cada vez el usuario se acostumbra a recibir más y pagar menos, y aquí volvemos a la idea que plantea el informe del Banco Mundial:

«Los intereses comerciales creados, la incertidumbre regulatoria y la escasa competencia de plataformas digitales son aspectos que podrían resultar en una concentración perjudicial en muchos sectores»

El ejemplo Twitter

Como herramienta de socialización y difusión de información las plataformas han ido adaptando a las necesidades con el terrible dilema de cómo monetizar su negocio sin que redunde en una disminución de los usuarios. Este es el caso de Twitter, la herramienta de los medios de difusión de noticias de mayor instantaneidad, valorada por:

  • Difusión a tiempo real.
  • Facilidad para encontrar tendencias en conversaciones.
  • Carácter abierto de los debates.
  • Facilidad para acceder a entidades o personas.

Artículo: Twitter y sus números.

La cotización de Twitter ha bajado en dos años un 75%, y aunque la plataforma ha mejorado en ingresos un 7% por usuario el pasado año está muy lejos de las cifras que puede ofrecer Facebook.

La vuelta de su antiguo dirigente Jack Dorsey, y el reciente cambio de el 90% de la plana ejecutiva vaticina un drástico cambio en su modelo, mientras barrunta cambios en su política de 140 caracteres frente a los 10.000 que nos ha anunciado, redefine y mejora su aplicación de vídeo “in streaming”, Periscope añadiendo prestaciones, facilita encuestas a tiempo real en sus tuits y refuerza las prestaciones por tuits patrocinadospara empresas. Estos son los cambios que nos ofrece la transformación camaleónica de esta plataforma digital tan necesaria para los profesionales del sector de la comunicación.

Esta dicotomía entre cómo se rentabiliza un negocio que parte de las bases de la drástica reducción de costes que ha supuesto la revolución digital, y la necesidad de mantener una estructura económica que satisfaga a la población es la que tienen que resolver las normas y el sentido común del usuario. Ni todo puede ser gratuito, ni tenemos que seguir anclados en el Pleistoceno.